27 de octubre de 2008

Condimentos, plantas aromáticas y especias

El condimento, también llamado especia, es el nombre dado a ciertos aromatizantes de origen vegetal, que se usan para preservar o sazonar los alimentos.

Técnicamente se considera un condimento a las partes duras, como las semillas o cortezas, de ciertas plantas aromáticas, aunque por similitud, muchas veces también se engloba a las fragantes hojas de algunas plantas herbáceas, cuyo nombre real es hierbas.

El condimento es nativo de las regiones tropicales de Asia, y de las islas Molucas en Indonesia, también conocidas como islas de las Especias. Los condimentos que utilizamos en la actualidad son prácticamente los mismos que se usaban en la Antigüedad.

Debido a sus propiedades aromatizantes es posible que alimentos insípidos o desagradables, aunque muchas veces nutritivos, pasen a ser gustosos y sabrosos sin perder sus propiedades nutritivas. Muchos condimentos deben tomarse con precaución ya que pueden resultar tóxicos en concentraciones elevadas. Muchos presentan compuestos incapaces de ser absorbidos por el organismo siendo eliminados directamente, otros son destruidos por las propias enzimas digestivas.

Su gran capacidad para potenciar el sabor permite que se consigan grandes efectos aromáticos y sabrosos en los alimentos con cantidades muy pequeñas. No suelen presentar aportes nutricionales, salvo raros casos en los que hay presentes minerales, como calcio o hierro, o alguna vitamina. Muchas veces suele ser importante el efecto que tienen sobre el apetito.

Se pueden clasificar las hierbas y condimentos en dos grupos, los que modifican, tanto el sabor, como el aspecto de los alimentos, en este grupo estarían el azafrán, la canela, el tomillo y el romero, entre otros; y los que excitan el paladar, entre las que se encuentran la pimienta, el pimentón, la nuez moscada y las diversas variedades de chiles.

La cantidad de platos que se pueden cocinar con unas y otras, tanto solas como mezcladas, es muy elevada; esto hace que las distintas cocinas de cada cultura adquieran un toque característico.
Además del uso culinario, los condimentos y las hierbas han sido grandes aliados de la medicina y de los curanderos, además de ser utilizados en rituales primitivos de brujería.

Antes de la generalización de la fabricación y del uso de medicamentos se solían prescribir remedios realizados con hierbas, muchas veces eficaces, que en ocasiones han servido para la realización o la obtención de determinados compuestos presentes en algunos medicamentos.


Los condimentos: Tradicionalmente los condimentos son los que provienen principalmente de semillas, frutos, flores o cortezas secas. Estas según la parte de la planta son:

► De semillas o frutos secos:

– Alhova

– Almendra

– Amapola
– Anís

– Cardamomo
– Cayena o guindilla
– Comino
– Matalaúva

– Mostaza

– Nuez moscada
– Pimentón

– Pimienta
– Sésamo (ajonjolí)
– Vainilla


► De cortezas vegetales:

– Canela


► De flores secas:

– Azafrán

– Clavo de olor



► De rizomas:

– Cúrcuma

– Jengibre



Las hierbas aromáticas, consideradas condimentos en algunas clasificaciones, provienen de hojas de plantas pero sólo perfuman la comida. No son tan valoradas como los condimentos ya que su cultivo es doméstico y relativamente fácil, pudiendo hacerse en una huerta o jardín pequeño.


Hay una gran variedad de hierbas aromáticas, que son:

– Albahaca
– Ajedrea
– Cantueso

– Cilantro

– Espliego
– Estragón

– Eneldo

– Hinojo

– Laurel

– Mejorana

– Menta
– Salvia

– Orégano

– Perejil

– Remera

– Tomillo


La mezcla de diferentes condimentos dan lugar a otro tipo de condimento, tales como:


– Curry
– Hierbas provenzales Del resultante de la desecación de ciertos vegetales.Son:
– Ajo en polvo
– Apio en polvo

– Cebolla seca

– Paprika

– Tomate secado y en polvo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada